EL AMOR.

Esa parte indefinida que nadie ve y que todos sienten. Que algunos atesoran y otros anhelan. Esa suave caricia en el alma que te hace flotar. Ese algo imperfecto que viene y va.
Ese reflejo propio en el espejo del otro.

Mucho se ha hablado de él y se hablará pero yo sé que es algo que nunca se puede materializar. Efímero y fugaz pero con una huella indeleble. Él no se deja atrapar. Vuela libre y caprichoso de donde ir a parar. Algo etéreo. Una palabra o un simple gesto es suficiente para hacerlo despertar.

Lo sentimos día tras día pero a veces lo ignoramos. Un sencillo amanecer es un gran gesto de amor hacia toda la humanidad. Se encuentra en cada cosa que ves. Desde la sonrisa de un niño hasta en un rayo de sol. Todo y absolutamente todo está hecho por él. A veces crees haberlo perdido o no sabes donde está pero solo necesitas detenerte y abrir los ojos para volver a sentir que siempre caminó de tu mano.

Tengo la satisfacción de la dedicación al amor que sienten otras personas y esto es una pequeñísima parte de lo que ellas me hacen sentir.

Bienvenidos...